Todo lo que necesita saber sobre los riesgos del cáncer de próstata y su evaluación no invasiva.

El cáncer de próstata es el segundo tipo de cáncer más frecuente entre los hombres. No obstante, a pesar de ser un tipo frecuente, es difícil de tratar, muchas veces no se hace diagnóstico precoz. 

En primer lugar, ¿qué es la próstata?

La próstata es una glándula exocrina presente únicamente en hombres, se encuentra debajo de la vejiga; la uretra pasa por esta y por delante del recto. La rodea una cápsula fibromuscular y contiene tejido glandular y conjuntivo.

Las glándulas de la próstata producen el fluido presente en el semen, la sustancia que se libera durante la eyaculación como parte de la respuesta sexual masculina.

Durante el envejecimiento del hombre, la próstata queda sujeta a dos condiciones

  1. aumento benigno (HPB: hiperplasia prostática benigna);
  2.  cáncer de próstata, lo cual explica la mayor prevalencia del cáncer de próstata en ancianos

En este contexto, es indudable que el control constante de la salud masculina desempeña un papel fundamental en la expectativa de vida de los hombres.

 

¿Qué es el cáncer de próstata?      

El cáncer de próstata es un tumor maligno que afecta la próstata.     

Se destaca como el segundo tipo de cáncer más frecuente entre los hombres y representa un verdadero problema de salud mundial. 

     Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2020 se registraron 1. 414. 250 nuevos casos de la enfermedad y se alcanzó aproximadamente el 3,8 % (375.304) de los casos de mortalidad entre los cánceres masculinos. 

En Brasil, según el Instituto Nacional do Cáncer (INCA), el número de óbitos registrados en 2018 fue de 15.576, mientras que, en 2020, se registró 65.840 nuevos casos de la enfermedad.

 

¿Cuáles son los tipos de cáncer de próstata?      

En su mayoría, los cánceres de próstata son del tipo adenocarcinomas cáncer que se origina en los tejidos glandulares, formados por células con la capacidad de secretar sustancias al organismo, y estos se desarrollan a partir de las células de la glándula, células que producen el fluido de la próstata que se incorpora al semen. 

Otros tipos de cáncer pueden comenzar en la próstata, aunque son raros, por ejemplo:

  • Carcinomas de células pequeñas
  • Tumores neuroendocrinos 
  • Carcinomas de células transicionales
  • Sarcomas

Algunos cánceres de próstata presentan un crecimiento acelerado, pero la mayoría presenta un crecimiento lento. 

Estudios de necropsia revelaron que muchos hombres de mayor edad e inclusive algunos hombres más jóvenes que fallecieron como consecuencia de otras enfermedades también presentaban cáncer de próstata no diagnosticado. 

Algunos estudios sugieren que el cáncer de próstata puede comenzar con una condición precancerosa; no obstante, aún no existen explicaciones claras sobre este asunto. En algunos casos, estas condiciones se presentan cuando se somete el paciente a una biopsia de próstata.  

 

  •      Neoplasia intraepitelial prostática: 

 

Se la puede encontrar en algunos hombres alrededor de los 20 años. 

En esta condición, presenta alteraciones de las células de la próstata cuando se las examina con un microscopio, pero las células anormales no parecen estar creciendo en otras partes de la próstata como lo harían las células cancerígenas).      

En función de la apariencia anormal de los patrones de las células, se las puede clasificar como:

  • Neoplasia intraepitelial prostática de grado bajo: los patrones de las células de la próstata parecen casi normales. No se considera que esta condición esté asociada al cáncer de próstata.
  • Neoplasia intraepitelial prostática de grado alto:  los patrones de las células parecen más normales. Se cree que esta condición es un posible precursor del cáncer de próstata, lo cual es un indicador de riesgo aumentado para el desarrollo del cáncer de próstata.  

No obstante, cabe destacar que es posible que muchos hombres con PIN (Neoplasia intraepitelial prostática) nunca desarrollen cáncer de próstata.

 

  •      Atrofia inflamatoria proliferativa: 

 

En esta condición, las células de la próstata parecen menores que lo normal y hay señales de inflamación en el área. No obstante, la condición no es cáncer, pero algunos investigadores consideran que, en algunos casos, puede conducir a una neoplasia intraepitelial prostática de alto grado o, tal vez, directamente al cáncer de próstata.

 

¿Cuáles son las causas y factores de riesgo que pueden desarrollar cáncer de próstata?     

Estudios de necropsia revelaron que 1 de cada 3 hombres de más de 50 años de edad presenta células cancerígenas en la próstata, y el 80 % de estos cánceres detectados en la necropsia son pequeños, con tumores no perjudiciales (benignos).

Aunque no se conozca ninguna razón para el cáncer de próstata, existen muchos riesgos asociados: 

  • Edad: durante el envejecimiento del hombre, la próstata está sujeta a dos condiciones: aumento benigno (HPB: hiperplasia prostática benigna) y cáncer de próstata.
  • Etnicidad: se estima que los hombres afroamericanos presentan una mayor incidencia de la enfermedad, con 1 de cada 6 hombres, lo cual también presenta un mayor riesgo de tumores agresivos que crecen rápidamente. Otras etnias, como los hispanos y asiáticos, presentan una menor probabilidad de desarrollar cáncer de próstata.
  • Antecedentes familiares: los hombres con antecedentes familiares de cáncer de próstata presentan una probabilidad de 2 a 3 veces mayor de desarrollar cáncer de próstata. Este riesgo aumenta conforme el número de parientes diagnosticados con cáncer de próstata. 
  • Tabaquismo: el riesgo de cáncer de próstata puede duplicarse en el caso de fumadores. El tabaquismo también se asocia a un aumento de mortalidad por cáncer de próstata. Sin embargo, a los 10 años de haber dejado de fumar, el riesgo de cáncer de próstata disminuye y se alcanza el riesgo que presenta un no fumador de la misma edad.
  • Dieta: a pesar de no estar claro el mecanismo en el que la dieta influye en el riesgo de cáncer de próstata, existe una probabilidad de que el riesgo aumente en los casos de consumo elevado de calorías, grasas animales, azúcar refinado y poca ingesta de frutas y verduras. La obesidad también está asociada a una mayor mortalidad en el cáncer de próstata. 

 

¿Cómo prevenir el cáncer de próstata?     

No hay forma de prevenir el cáncer de próstata, no se pueden controlar factores de riesgo como la edad, la etnia y antecedentes familiares. Sin embargo, se pueden tomar medidas para disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de próstata. 

Peso, alimentación y actividad física: 

Aún no se esclarecieron los mecanismos de la dieta que contribuyen al riesgo de cáncer de próstata. Algunos estudios sugieren un aumento del riesgo de cáncer de próstata en hombres con dietas ricas en lácteos, calcio y consumo elevado de calorías, grasas animales, azúcar refinado y bajo consumo de frutas y verduras. La obesidad también está asociada a una mayor mortalidad en el cáncer de próstata. 

De esta forma, se recomienda mantener un físico activo, con una alimentación sana, incorporar una diversidad de frutas y verduras, y evitar el consumo de carnes rojas y procesadas, bebidas endulzadas con azúcar y alimentos demasiado procesados.

Si bien no todos los estudios coinciden, varios detectaron un mayor riesgo de cáncer de próstata en hombres cuyas dietas son ricas en lácteos y calcio.

Vitaminas, minerales y suplementos: 

Vitamina E y selenio: Algunos estudios iniciales sugirieron que el consumo de estos suplementos puede colaborar en disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Sin embargo, los resultados son contradictorios. Un importante estudio denominado Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial (SELECT) demostró que se asoció el selenio y la vitamina E con la reducción del riesgo de cáncer de próstata e, inclusive, se asoció el uso de suplementos de vitamina E con un riesgo apenas mayor de desarrollo de cáncer de próstata.

Soja e isoflavonas: Estudios iniciales sugieren que las proteínas de soja (denominadas isoflavonas) aportan beneficios en la reducción del riesgo de cáncer de próstata. No obstante, se necesitan mayores estudios para demostrar la relación correcta. 

Algunos medicamentos también pueden contribuir en la reducción del riesgo de desarrollo de cáncer de próstata. Sin embargo, cualquier medicamento o suplemento puede presentar riesgos y beneficios, por lo que deben estar orientados y recetados por el médico o especialista responsable. 

 

¿Cuáles son los síntomas de quién padece cáncer de próstata? 

     En su fase inicial, el cáncer de próstata presenta una evolución silenciosa y, muchas veces, los pacientes no presentan ningún síntoma , cuando los presentan, son síntomas relacionados con la hiperplasia prostática benigna, como ser:

  • Dificultad para orinar;
  • Aumento de la frecuencia urinaria.

En la fase avanzada, la enfermedad puede:

  • Provocar dolor de huesos
  • Síntomas urinarios más graves
  • Infección generalizada
  • Insuficiencia renal 
  • Hematuria o sangre en la orina

 

 ¿Qué tipos de tratamiento existen contra el cáncer de próstata?      

Ante un diagnóstico de cáncer de próstata, se pueden realizar tratamientos no quirúrgicos, como ser:

  • Terapia de privación de andrógenos
  • Radioterapia
  • Terapias ablativas
  • Quimioterapias
  • Inmunoterapias
  • Tratamientos quirúrgicos (realizados de manera aislada o junto con radioterapia o tratamiento hormonal) 

     Todos los tratamientos toman en consideración el riesgo, el control de la enfermedad y si existió o existe algún tratamiento previo. 

La elección del mejor tratamiento se debe evaluar de manera individual para cada paciente, después de definir los riesgos, beneficios y mejores resultados, conforme la etapa de la enfermedad y condiciones clínicas. Ante esto, la posibilidad de tratar el cáncer de próstata en la fase inicial y de modo personalizado puede evitar peores pronósticos y lograr mejores resultados. 

 

 ¿El cáncer de próstata puede causar impotencia sexual?

En el trascurso de las diferentes fases de combate a la enfermedad, el paciente con cáncer de próstata presenta alteraciones en su vida a nivel físico, psíquico y social. 

Con respecto al diagnóstico, es común que el paciente se sienta inseguro, en el imaginario colectivo, la enfermedad suele relacionarse con la muerte. Asimismo, el cáncer de próstata afecta una parte anatómica responsable de las funciones sexuales del hombre, lo cual puede presentar diversos conflictos relacionados con su sexualidad.

El riesgo de presentar impotencia sexual como consecuencia del cáncer de próstata está relacionado con diversos factores, a saber: edad mayor de 65 años, obesidad, tabaquismo, enfermedades vasculares y detección de la enfermedad en una etapa avanzada.

Con respecto al tratamiento del cáncer de próstata mediante cirugía, el riesgo de impotencia sexual varía del 30 % al 100 %, y este riesgo depende de la etapa de la enfermedad, el tamaño del tumor, el estado de la función sexual anterior a la operación y la edad). No obstante, si el paciente tiene erecciones, la sensación de orgasmo prácticamente no sufre alteraciones, puede  presentarse eyaculación ausente (casos de cáncer) o eyaculación retrograda (casos de enfermedad prostática benigna). 

No obstante, existen estrategias que pueden acelerar la recuperación de la erección después de remover la próstata, como el uso de medicamentos con acción vasodilatadora en los cuerpos cavernosos. También se puede asociar a la fisioterapia pélvica con rehabilitación peneana.

Cabe destacar que el tiempo de recuperación varía, pero se calcula que el tiempo necesario puede alcanzar los 18 meses. El tratamiento indicado para la rehabilitación de la impotencia sexual después de la cirugía debe evaluarse de manera individual y proponerse por el médico o especialista responsable.

 

¿Qué pruebas se emplean para la clasificación y el diagnóstico del cáncer de próstata?

Ante la falta de síntomas clásicos de cáncer de próstata, se destacaron los exámenes de clasificación, con el objetivo de obtener un diagnóstico precoz. La dosificación serológica del antígeno prostático específico (PSA), aprobada como prueba de clasificación por la FDA en 1994, se utiliza comúnmente en la práctica clínica como principal prueba de detección.  

Sin embargo, aproximadamente el 15 % de los hombres diagnosticados presentan valores dentro de lo normal para PSA. A pesar de ser ampliamente utilizado en la detección del cáncer de próstata, el PSA también puede aparecer elevado en otras patologías, incluida la hiperplasia prostática benigna, la infección prostática y el infarto prostático que puede estar acompañado por retención urinaria aguda. Por consiguiente, esta prueba por sí sola no posee características de excelencia para el biomarcador en la detección de cáncer de próstata debido a su baja precisión predictiva.

De esta forma, ante la sospecha de cáncer de próstata, la biopsia de tejido continúa considerándose el patrón oro para el diagnóstico.

A pesar de ser el tipo más frecuente de cáncer entre los hombres, el cáncer de próstata también de los más difíciles  de tratar, muchas veces se limita el diagnóstico precoz y sus cuidados. Estudios cualitativos sugieren que, al tratarse de la salud del hombre, con frecuencia nos encontramos con factores socioculturales, que pueden justificar la baja adhesión a la hora de solicitar servicios médicos. 

El examen de tacto rectal presenta una de las mayores limitaciones para el diagnóstico de cáncer de próstata, inclusive si presenta una buena eficiencia junto con el examen serológico en la detección precoz de cáncer de próstata.

Por lo tanto, es importante tener una conducta de detección capaz de verificar el riesgo de agresividad de la patología, en una primera instancia, sin la necesidad de realizar la biopsia.

Ante la dificultad en la adhesión a exámenes de clasificación convencional, SYNLAB ofrece la prueba Stockholm3, una prueba mínimamente invasiva que presenta mayor sensibilidad que el biomarcador comúnmente empleado, para facilitar la detección precoz de cáncer de próstata.

 

¿Qué es la prueba Stockholm3 para la detección precoz de cáncer de próstata?          

La prueba Stockholm3 es un análisis de detección no invasivo de cáncer de próstata agresivo (definido como ISUP> 2), se realiza mediante la extracción de sangre por punción venosa, en hombres de entre 50 y 69 años de edad. 

La prueba determina la concentración de cinco marcadores plasmáticos en una muestra de sangre (PSA, PSA libre, hK2, MSMB y MIC1):     

1) PSA: Antígeno prostático:

      Es una proteína producida por el tejido prostático; de esta forma, si el hombre tiene tejido prostático, tanto en condiciones benignas como malignas, se lo detectará en el examen. En su cuerpo, circulan dos tipos de PSA: PSA libre, que es el PSA que no se unió a ninguna proteína, y PSA unido, que es el PSA que se unió a proteínas.

Como la próstata aumenta con la evolución del cáncer, se espera que, en esta condición, el nivel de PSA vaya en aumento. 

2) PSA libre:

     PSA no unido a proteínas. Las pruebas de PSA libre suelen emplearse junto con otras pruebas de PSA para confirmar un diagnóstico o resultados de pruebas.

3) hK2:

     La calicreína glandular humana 2 (hK2) es una calicreína específica de la próstata (producida por el epitelio prostático, con aproximadamente 80 % de homología de secuencia de ADN con PSA) que se está describiendo como un posible biomarcador de cáncer de próstata asociado al PSA.

4) MSMB:

      La microseminoproteína beta (MSMB) es una proteína sintetizada por las células epiteliales prostáticas y secretada en el plasma seminal. La expresión de la proteína aparece disminuida en los casos de cáncer de próstata. 

5) MIC1:

     A la citosina-1, inhibidora de macrófagos, también conocida como factor derivado de la próstata (PDF), se la ha relacionado con la progresión de varios tipos de enfermedades, incluido el cáncer de próstata. Se demostró que el gen MIC-1 puede regularse directamente mediante citosinas asociadas a una inflamación en las células del cáncer de próstata, y la activación del gen MIC-1 puede ser una respuesta precoz debido a inflamación, infección o herida en la próstata, lo que facilita una ventaja de crecimiento celular y conduce a un escenario que favorece el desarrollo del cáncer de próstata. 

La prueba Stockholm 3 también realiza el análisis de 101 variantes genéticas e integra los resultados de dicho análisis en un algoritmo que incluye la edad del paciente, antecedentes familiares y el resultado de la biopsia anterior, si la hay. 

Debido a la integración de los diferentes parámetros, se puede definir un porcentaje de riesgo (score risk) de que la biopsia de la próstata sea positiva si se la realiza (Gleason ≥7: el score de Gleason es una puntuación dada a un cáncer de próstata en función de su apariencia microscópica. Los scores mayores se asocian a peores pronósticos, se adjudican a cánceres más agresivos).

Estudios científicos revelan que la aplicación de esta prueba puede reducir el número de biopsias en un 32 %, sin comprometer la capacidad de diagnóstico de los cánceres de próstata de grado medio (Gleason ≤7), en comparación con el uso del valor de PSA 3 ng/mL como valor de corte para la recomendación de una biopsia. 

La prueba Stockholm3 de SYNLAB aporta información relevante para la toma de decisiones sobre la realización de una biopsia.

 

¿Para quién se indica la prueba Stockholm3?

Se indica para hombres de entre 45 y 75 años con:

  • Antecedentes familiares de cáncer de próstata
  • PSA alto (> 1,5 ng / mL) o examen de tacto rectal alterado
  • Resultado negativo en una biopsia prostática anterior

 

¿Qué ventajas presenta la prueba Stockholm3?

La prueba Stockholm3 presenta diversas ventajas en relación con las pruebas de clasificación convencionales, como ser:

  1. Aumento de la tasa de detección de cánceres agresivos en un 100 % en comparación con la práctica clínica actual
  2. Reducción del número de biopsias innecesarias en un 50 % en comparación con la práctica clínica de rutina
  3. Permite la detección de cáncer agresivo en hombres con bajos valores de PSA (<3 ng/mL)
  4. Aporte de recomendaciones concisas en función del riesgo, lo cual le facilita al especialista la toma de decisiones y reduce el tiempo de espera entre la sospecha inicial y el primer tratamiento

 

Sobre el Grupo SYNLAB

El Grupo SYNLAB es líder en la prestación de servicios de diagnóstico médico en Europa y ofrece una gama completa de servicios de análisis clínico de laboratorio a pacientes, profesionales de la salud, clínicas y la industria farmacéutica. Proveniente de la fusión de Labco con SYNLAB, el nuevo Grupo SYNLAB es el líder europeo indiscutible en servicios de laboratorio médico.

Suscríbase a nuestro newsletter

Regístrese para recibir noticias sobre nuestros exámenes