Examen A200: Todo lo que debe saber.

La mayor parte de las respuestas alimentarias adversas derivan de la intolerancia alimentaria, que es una respuesta del organismo a la ingesta de determinados alimentos; en este caso, el organismo tiene dificultad o es incapaz de absorber algunos nutrientes, lo cual genera un malestar extremo que puede estar relacionado con varios síntomas. Se cree que la prevalencia de la intolerancia alimentaria en la población general es del 5 % al 20 %; no obstante, debido a datos insuficientes o subdiagnóstico, la verdadera prevalencia continúa siendo desconocida.

La intolerancia alimentaria mediada por IgG (reacción de hipersensibilidad tipo III) es una reacción inmune tardía relacionada con diversos síntomas no específicos, desde erupciones cutáneas, urticarias, asma, calambres abdominales, diarrea, constipación e inclusive manifestaciones neurológicas, como ser las jaquecas.  

 

Entienda cómo diagnosticar la Intolerancia Alimentaria

Existen diferentes factores que pueden alterar la permeabilidad intestinal o la funcionalidad del sistema inmune (como por ejemplo, estrés, infecciones, antibióticos o uso excesivo de antiinflamatorios), lo cual aumenta la probabilidad de presentar reacciones de intolerancia alimentaria. La intolerancia alimentaria mediada por IgG puede causarla el aumento de la permeabilidad intestinal, lo que permite que sustancias alimentarias ingresen en la circulación como antígenos lo cual conduce a la producción de IgG específica para proteínas de alimentos.

A pesar de que la intolerancia alimentaria es muy común en la población, el diagnóstico generalmente no es directo y requiere una comprensión de los más variados aspectos clínicos, incluida la gravedad y el momento de inicio de los síntomas. Debido a una sintomatología no específica, el hecho de no poder ser detectadas en las pruebas dérmicas y no presentar una respuesta de causa-efecto rápida, las intolerancias alimentarias son aún más difíciles de detectar. Lo que complica más la situación son los varios mecanismos de intolerancia alimentaria que pueden existir, los cuales varían de farmacológicos (por ejemplo, sustancias que alteran el metabolismo) a deficiencias enzimáticas (por ejemplo, absorción de lactosa) y funcionamiento gastrointestinal no específico.

Sin embargo, con el avance de la ciencia, las personas pueden acceder cada vez más a exámenes de innovación que permiten analizar los principales alimentos que pueden provocar este tipo de reacción inmunológica. La identificación del perfil de intolerancia por medio de pruebas que evalúan los principales alimentos relacionados con este tipo de reacción a partir de una simple muestra de suero, garantiza una mejor orientación en la conducta clínica, lo que ofrece mayores beneficios para la vida del paciente.

 

Entienda el Examen A200 de Synlab

En este escenario, el Grupo SYNLAB desarrolló el examen A200 que evalúa la respuesta del sistema inmunológico frente a más de 200 alimentos. Con una simple recolección de sangre, se puede saber qué alimentos pueden ser potencialmente perjudiciales para la salud. De esta forma, al eliminar estos alimentos que causan intolerancia, se obtiene una mejoría notable en la calidad de vida en un alto porcentaje de pacientes.

El examen A200 consiste en la determinación de anticuerpos IgG en el suero frente a 216 proteínas de alimentos, como son:

  • Verduras y hortalizas: Calabaza, Calabacín, Acelga, Apio, Alcachofa, Lechuga, Puerro, Espárrago, Papa, Batata, Berenjena, Remolacha, Brócoli, Canónigo, Cebolla, Zanahoria, Champiñón, Setas, Col, Repollo de Bruselas, Coliflor, Echalote, Achicoria, Espinaca, Nabo, Pepino, Morrón, Rábano, Repollo, Col Morada, Rúcula, Tomate y Chaucha.
  • Legumbres: Garbanzo, Arveja, Habas, Frijol blanco, Frijol rojo, Lenteja y Soja/Aceite de soja.
  • Productos lácteos y huevo: Beta lactoglobulina, Caseína, Clara de huevo, Leche/queso de búfala, Leche/queso de cabra, Leche/Queso de oveja, Leche/queso de vaca y Yema de huevo.
  • Pescados y mariscos: Almeja, Anchoa, Arenque, Atún, Bacalao, Besugo, Gamba/Camarón, Caracol, Cangrejo, Carpa, Caballa, Caviar, Dorado, Anguila, Langosta, Lenguado, Pez Navaja, Lucio, Calamar, Merluza, Mero, Mejillones, Ostras, Pez Espada, Platija, Percebes, Pulpo, Róbalo, Rodaballo, Salmón, Sardina, Sepia, Pez Globo, Trucha, Vieiras y Berberechos.
  • Carnes: Carne de avestruz, Carne de cabra, Carne de caballo, Carne de venado, Carne de codorniz, Carne de conejo, Carne de cordero, Carne de pollo, Carne de pato, Carne de perdiz, Carne de pavo, Carne de cerdo y Carne de ternera.
  • Frutas: Palta, Ananá, Algarroba, Ciruela, Mora, Mora negra, Arándano rojo, Aceituna/Aceite de oliva, Banana, Cereza, Coco, Damasco, Higo, Frambuesa, Grosella negra, Grosella roja, Kiwi, Naranja, Lichi, Lima, Limón, Manzana, Mango, Sandía, Melón, Arándano azul, Frutilla, Nectarina, Papaya, Pera, Durazno, Granada, Dátil, Mandarina, Toronja y Uva blanca/Uva negra.
  • Frutos secos: Almendra, Castaña de Cajú, Avellana, Maní, Castaña Portuguesa, Nuez, Castaña de Pará, Macadamia, Pasas de uva, Piñón y Pistacho.
  • Hierbas y especias: Azafrán, Regaliz, Alcaparra, Romero, Ajo, Anís, Aceite de cardo, Vainilla, Camomila, Aceite de canola, Té negro, Té verde, Cilantro, Comino, Clavo de olor, Curry, Eneldo (Aneto), Anís verde, Estragón, Hoja de parra, Gengibre, Baya de goji, Menta, Laurel, Mejorana, Albahaca, Mostaza, Nuez moscada, Orégano, Pimienta blanca/negra, Pimienta roja, Páprica, Perejil, Salvia, Semilla de cáñamo, Semilla de chía, Semilla de amapola y Tomillo.
  • Cereales y granos: Cebada (Hordeum vulgare), Arroz, Avena (Avena sativa), Cacao, Caña de azúcar, Cuscús, Centeno (Secale cereale), Trigo espelta (Triticum spelta), Gluten, Semilla de linaza (Linum usitatissimum), Maíz (Zea mays), Malta, Mijo (Panicum niliaceum), Quinoa (Chenopodium quinoa), Salvado de trigo, Girasol/Aceite de girasol, Semilla de sésamo (Sesamum indicum), Semilla de trigo duro (Triticum durum), Mandioca/tapioca (Manihot esculenta), Trigo (Triticum aestivum), Trigo sarraceno (Fagopyrum esculentum) y Amaranto (Amarantus).
  • Otros: Agar, Alga marina, Alga espirulina, Aloe vera, Café, Canela, Levadura de cerveza, Levadura de pan, Lúpulo, Miel, Cola/Nuez de cola y Ruibarbo.

 

Cuáles son las indicaciones para el Examen A200. 

l examen A200 es una opción importante que se debe considerar ante cualquier manifestación clínica adversa sin diagnóstico, como:

  • Transtornos gastrointestinales: dolor abdominal, estreñimiento, diarrea, hinchazón abdominal, náuseas, acidez, úlceras y aftas, gastritis y colitis.
  • Procesos dermatológicos: acné, eczema, psoriasis, picazón, urticaria.
  • Enfermedades neurológicas: dolor de cabeza, jaqueca, mareo, vértigo.
  • Alteraciones respiratorias: tos, bronquitis, asma, rinitis.
  • Condiciones psicológicas: ansiedad, depresión, fatiga, hiperactividad.
  • Transtornos musculoesqueléticos: dolor, rigidez, artritis, fibromialgia.
  • Otros: retención de líquidos y obesidad.

 

Examen A200: Técnica altamente sensible 

A través de una simple recolección de sangre, el examen A200 realiza el análisis de IgG a través de la metodología de Imunoblot, técnica altamente sensible, con capacidad de detectar niveles bajos de IgG. SYNLAB colaboró con una importante empresa de biotecnología en el desarrollo y la aplicación para el análisis de hipersensibilidad alimentaria, lo que nos permitió analizar más de 200 alimentos. La evaluación de todos los alimentos se lleva a cabo en duplicado, lo que garantiza también una alta confiabilidad. A partir de los resultados obtenidos se puede realizar la categorización de intolerancia alimentaria en 4 clases:

  • Alimentos permitidos: alimentos que presentan una reactividad nula y se los puede consumir de manera habitual.
  • Alimentos no recomendados: alimentos que presentan una reactividad baja; es decir, pueden presentar síntomas si se los consume en exceso o habitualmente. En estos casos, se recomienda una dieta rotativa y masticar bien los alimentos, para favorecer una descomposición mecánica de las proteínas.
  • Alimentos que deben evitarse: alimentos que presentan una reactividad moderada. Estos alimentos poseen una alta probabilidad de causar síntomas si se los consume en exceso o habitualmente.
  • Alimentos no permitidos: alimentos que presentan alta reactividad. Poseen una probabilidad elevada de causar síntomas si se los consume en exceso o habitualmente.

En el caso de alimentos que presenten una reactividad moderada o alta en el examen A200, se recomienda excluirlos de la dieta por un período prolongado (como mínimo tres meses, siendo seis meses lo ideal). La eliminación de la dieta de los alimentos con hipersensibilidad (niveles anormales de IgG) proporciona una mejoría visible en aproximadamente el 75 % de los casos. Los alimentos pueden volver a introducirse en la dieta, de forma gradual, después de un mínimo de tres meses.

Cabe destacar que el resultado del examen A200 debe ser evaluado por el médico solicitante, dentro del contexto clínico del paciente, para poder contar con recomendaciones y un plan alimentario adecuado e individualizado.

El examen A200 tiene como objetivo el análisis de intolerancia alimentaria mediada por IgG. Sin embargo, otros tipos de intolerancias alimentarias provocadas por alteraciones genéticas o deficiencias enzimáticas no se pueden detectar mediante el examen A200. Como las alergias alimentarias, las cuales son mediadas por IgE. De esta forma, el resultado del examen A200 no excluye la posibilidad de que el individuo presente alergia a los alimentos estudiados.

 

Dudas frecuentes acerca del Examen A200

¿Por qué realizar el examen A200?

La intolerancia alimentaria es una reacción inmune tardía, mediada por IgG, que está relacionada con diversos síntomas no específicos, desde erupciones cutáneas, urticarias, asma, calambres abdominales, diarrea, constipación e inclusive manifestaciones neurológicas, como jaquecas.  Identificar los alimentos que pueden causar estos síntomas le permite al médico solicitante establecer un plan alimentario adecuado al paciente.

¿Para qué sirve el examen A200?

El examen A200 se utiliza para identificar la reactividad de IgG (intolerancia alimentaria) a las proteínas de 216 alimentos. Los resultados le permitirán al médico solicitante establecer un plan alimentario que mejore la calidad de vida del paciente.

¿Qué es el examen A200?

A través de una recolección de sangre, el examen A200 realiza el análisis de IgG empleando la metodología de Imunoblot, técnica altamente sensible, con capacidad de análisis de intolerancia alimentaria en 216 proteínas de alimentos de la dieta mediterránea.

¿Para quién se indica el examen A200?

  •     Personas con transtornos gastrointestinales: dolor abdominal, estreñimiento, diarrea, hinchazón abdominal, náuseas, acidez, úlceras y aftas, gastritis y colitis.
  •     Procesos dermatológicos: acné, eczema, psoriasis, picazón, urticaria.
  •     Enfermedades neurológicas: dolor de cabeza, jaqueca, mareo, vértigo.
  •     Alteraciones respiratorias: tos, bronquitis, asma, rinitis.
  •     Condiciones psicológicas: ansiedad, depresión, fatiga, hiperactividad.
  •     Transtornos musculoesqueléticos: dolor, rigidez, artritis, fibromialgia.
  •     Otros: retención de líquidos y obesidad.


¿Cuáles son los diferenciales del examen A200? ¿Se dispone de información adicional?

El examen A200 realiza el análisis de reactividad de IgG, con respecto a la proteína de 216 alimentos . A partir de los resultados obtenidos se puede realizar la categorización de intolerancia alimentaria en 4 clases:

  • Alimentos permitidos: los cuales se puede consumir de manera habitual.
  • Alimentos que deben evitarse: alimentos que posean una alta probabilidad de causar síntomas si se los consume en exceso o habitualmente.
  • Alimentos no recomendados: Se recomienda una dieta rotativa y masticar bien los alimentos, para favorecer una descomposición mecánica de las proteínas.
  • Alimentos no permitidos: Se recomienda excluir de la dieta por un período prolongado (tres meses como mínimo, siendo seis meses lo ideal).

¿Cuáles son las tecnologías y ventajas de la metodología del examen A200?

El examen A200 es realizado por la técnica de Imunoblot, técnica altamente sensible que tiene la capacidad de detectar bajos niveles de IgG. Los análisis se llevan a cabo en duplicado, lo cual garantiza una mayor confiabilidad de los resultados.

¿Qué médico solicita el examen A200?

El examen A200 lo puede solicitar solicitar un especialista que conozca el contexto clínico del paciente. 

¿Cuánto tiempo demora la entrega del examen A200?

El examen A200 tiene un plazo de entrega de 15 días hábiles a partir de la recepción de la muestra por el laboratorio que lo procesa.

¿Cuál es el tipo de muestra solicitado en el examen A200?

El examen A200 se realiza con una simple recolección de sangre o suero (como mínimo, 1 mL de suero).

¿El examen A200 identifica la intolerancia a la lactosa?

No, el examen A200 realiza el análisis de intolerancia a proteínas de determinados alimentos y puede detectar intolerancia a la leche. Pero la intolerancia a la lactosa también puede provocarla una deficiencia enzimática o una causa genética, y no es posible su detección.

¿El examen A200 detecta intolerancia al gluten?

El examen A200 realiza el análisis de intolerancia alimentaria al gluten, mediada por IgG. No obstante, la enfermedad celíaca presenta el factor genético, en su mayoría, por el antígeno de histocompatibilidad HLA DQ2 y DQ8.

¿El examen A200 identifica alergias alimentarias?

No, el examen A200 realiza el análisis de intolerancia alimentaria mediada por IgG a las proteínas de 216 alimentos. Las reacciones de alergia alimentaria son mediadas por IgE. Sin embargo, el resultado del examen A200 no excluye la posibilidad de alergias alimentarias.

¿Qué es la alergia alimentaria y en qué se diferencia de la intolerancia alimentaria?

La alergia alimentaria es una hipersensibilidad que desarrollamos a algunos alimentos, la cual es mediada por las inmunoglobulinas de clase E (más conocidas como IgE) que desencadenan reacciones inmediatas (denominadas reacciones de hipersensibilidad tipo I) con posible involucramiento de mucosa, piel, vías aéreas, tracto intestinal y sistema vascular. La alergia alimentaria primaria se basa en la sensibilización (precoz) de IgE contra proteínas de animales (por ejemplo, la leche de vaca o los huevos de gallina), o proteínas vegetales (por ejemplo, maní, avellana o trigo). En el caso de alergias alimentarias secundarias, la IgE contra proteínas del polen (por ejemplo, el abedul) reacciona a proteínas alimentarias relacionadas a nivel estructural (con reacciones cruzadas a frutos con carozo, por ejemplo).

La alergia alimentaria ocurre cuando el organismo busca defenderse contra la entrada de ciertos alimentos, inclusive en pequeñas cantidades. Al identificarlos como un cuerpo extraño, el organismo produce anticuerpos para su defensa. 

Las alergias alimentarias generalmente aparecen cuando el paciente todavía es muy joven. Sin embargo, las intolerancias pueden aparecer en cualquier momento, a partir de la dificultad de digestión de un determinado alimento, con mayor frecuencia a medida que envejecemos.

¿Cuál es la diferencia entre intolerancia y alergia alimentaria?

 Las alergias alimentarias generalmente aparecen cuando el paciente todavía es muy joven. Sin embargo, las intolerancias pueden aparecer en cualquier momento de la vida,a partir de la dificultad de digestión de un determinado alimento, con mayor frecuencia a medida que envejecemos. Esto ocurre porque la digestión se vuelve más lenta, porque disminuimos la producción de enzimas utilizadas en la descomposición de los alimentos.

Con la dificultad en el proceso de absorción de algunos nutrientes, el organismo retiene la sustancia, la cual queda acumulada en el estómago, y esto puede ocasionar malestar, como calambres, jaquecas, obesidad, mareo, náusea, psoriasis, diarrea, arritmia, estreñimiento, aftas, fatiga, conjuntivitis, etc.

De existir un cuadro de intolerancia, el examen IgG mostrará una alteración significativa. Por otro lado, la alergia se identifica cuando el médico analiza los resultados del examen IgE. 

 

Sobre el Grupo SYNLAB
El Grupo SYNLAB es líder en la prestación de servicios de diagnóstico médico en Europa, y ofrece una gama completa de servicios de análisis clínico de laboratorio a pacientes, profesionales de la salud, clínicas y la industria farmacéutica. Proveniente de la fusión de Labco con SYNLAB, el nuevo Grupo SYNLAB es el líder europeo indiscutible en servicios de laboratorio médico.

Suscríbase a nuestro newsletter

Regístrese para recibir noticias sobre nuestros exámenes